Sin categoría

III Pasión por la Danza

 10529487_349536955200203_699957667_n

 

 

Coordinadora:

Liliana Flores Martínez

Bases

Convocatoria

Ficha de Inscripción

Correos electrónico: produccionespasionporladanza@gmail.com

https://produccionespasionporladanza.wordpress.com/

Facebook: @pasion.porladanzadf

Teléfono: (0155) 5310 1670

Celular: 044 55 4011 1381

Anuncios
Sin categoría

II Encuentro Latinoamericano de Danza Butoh

10569128_360468777440354_1610863494_n

 

 

II Encuentro Latinoamericano de Danza Butoh

Con la participación de  14 compañías de 6 países diferentes,  se llevará a cabo del ocho al 17 de agosto, el  Segundo  Encuentro Latinoamericano de Danza  Butoh, que este año eligió a la Ciudad de México como sede, dada la relevancia de los artistas mexicanos en este estilo de danza contemporánea en el mundo.

Desde la primera edición, realizada en 2012 en la Ciudad de Quito, Ecuador, el Encuentro busca promover este lenguaje dancístico a través de funciones, intervenciones públicas, talleres, mesas de trabajo, además en esta edición se presentará un libro sobre la Danza Butoh y un ciclo de cine documental.

Respecto a los talleres, éstos se efectuarán del 11 al 15 de agosto. Cada taller tiene una duración de cuatro horas con un horario de 15 a 19 horas de lunes a viernes. Entre los participantes se encuentran Lola Lince, México (lunes 11); Fuchen Butoh Compañía; Chile (martes 12); Diego Piñón, México (miércoles 13); Carla Lobos, Chile (jueves 14) y Susana Reyes, Ecuador (viernes 15).

El Encuentro se desarrollará en el Museo Universitario del Chopo; Fundación UNAM; Casa Talavera de la Universidad de la Ciudad de México; La Pirámide; Foro Coyoacanense; Teatro del Pueblo y Los Talleres.

Fuente: Museo Universitario del Chopo

Sin categoría

Belleza reimaginada

10567588_10152179111657121_51077035_n

 

Belleza reimaginada

La noche del pasado viernes 24 de julio se presentó el espectáculo “Pure reflections. Beauty reimagined” en el Teatro de la República de la ciudad de México, ante un nutrido número de espectadores.

Esta velada estuvo integrada por cuatro secciones. La primera, titulada “Apertura”, la cual consistió en la participación de dos grupos: Dahar y Azur Racks Sharki Company. El primero ofreció un “Mix Ballydance”; en tanto que la segunda compañía presentó “Ya helou ya zein (bastón), Lelaty (velo), Ala saad al tofaha (iraquí) y Pois bellydance. Vale la pena destacar en esta unidad la notable ejecución de Azur de un solo inspirado en el folclor iraquí.

La segunda parte, denominada “Preshow” estuvo a cargo de tres cantantes invitados. La mexicana Nancy Arellano interpretó “Beautiful”, la norteamericana Arielle Erzebet Adamy cantó “Let it go”, en tanto que el puertorriqueño Ángel Antonio ofreció “Alma mía”.

El tercer bloque consistió propiamente en la coreografía “Reflextions. Beauty reimagined”, obra que combina danza árabe, movimiento libre, canto y multimedia. La creadora del concepto y la dirección artística estuvo a cargo de Kaeshi Chai, la asesoría dramática fue de Arielle Adamy, la coreografía de Natalie Nazario, la producción estuvo a cargo de Azur y los cantantes fueron Nancy, Arielle Adamy y Ángel Antonio.

“Reflextions. Beauty reimagined” aglutina nueve escenas tituladas “Nacimiento” (El origen), “Infancia” (Descubrimiento), “Adolescencia” (Autoconsciencia), “Adulto joven” (Obsesión/compulsión/colapso), “Renacimiento” (Regreso a la naturaleza), “Integración” (Balance), “Recaída”, “La danza del sol” (Conexión consciente con lo divino), así como “Integridad” (Celebración).

La última sección de la velada consistió una sesión de preguntas y respuestas entre los creadores, intérpretes y público.

Cabe por último comentar que “Pure” (Public Urban Ritual Experiment-Experimento  Ritual Público Urbano) es una comunidad internacional de artistas que traen energía de cambio positiva al mundo a través de la danza y la música. Esta comunidad tiene sus raíces en la ciudad de Nueva York en 2004. (OFM)

Sin categoría

Documentan danza ancestral de la Huasteca hidalguense

10565968_358050014348897_275649005_n

 

 

Documentan danza ancestral de la Huasteca hidalguense

 

Una de las danzas ancestrales más importantes de la región Huasteca, que se celebra en el barrio de La Ceiba de la comunidad de Chililico, en Huejutla, Hidalgo, quedó registrada musical y gráficamente en el disco libro ¡Cuahuehue tlaquastecapantlalli! La Danza de Cuanegros.

     La grabación, realizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se presenta el jueves 24 de julio, a las 18:00 horas, en la Sala Abundio Martínez del Centro de las Artes de Hidalgo, ubicada en el Ex Convento de San Francisco, en Pachuca, Hidalgo.

      El etnohistoriador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), Joel Lara González, encabezó la investigación musical y dancística que caracteriza a esta manifestación de culto a los ancestros, cuya interpretación se realiza del 31 de octubre al 2 de noviembre, y del 15 al 30 de este último mes.

     El disco libro, editado por la Fonoteca de la Coordinación Nacional de Difusión del INAH, es el número 60 de la Serie Testimonio Musical de México, y surgió como parte de un taller realizado en la ENAH bajo el título Danza Tradicional: Texto-Cuerpo-Ritual, donde se exploraron alternativas para el registro y análisis de esta expresión dancística.

    Aunque la Danza de Cuanegros se celebra en distintas partes de la región Huasteca, en el caso específico de los nahuas de Chililico (Huejutla), es una representación que convoca, a través del cuerpo de los danzantes, a los ancestros en su regreso al mundo de los vivos, explicó Joel Lara González.

    El nombre de esta danza tiene su origen en el náhuatl: cuahuehue (viejo de madera) y tlaquastecapantlalli (tierra de la Huasteca). Al paso de los siglos cuahuehue se transformó en Cuanegros (los viejos que danzan con máscaras de madera), y tlaquastecapantlalli, los que están o danzan en la tierra de la Huasteca.

     En una primera parte, en el contexto festivo del Micca Ilhuitl, cuya acepción más cercana refiere al Día de Muertos, la danza recorre los ocho barrios de la comunidad hidalguense, para concluir, en su segunda parte, con el “destape”, acto en el que los danzantes se quitan las máscaras y paliacates de sus rostros, para dejar de ser ese vínculo material entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

    Al iniciar la celebración de carácter prehispánico, también conocida en la región como Xantolo, los participantes se reúnen en la casa de los Cuanegros, hogar de los danzantes, ubicado frente a la gran ceiba que le da nombre al barrio donde, año con año, se transforman para dejar de ser humanos y convertirse, simbólicamente, en los ancestros que regresan al mundo físico.

     La danza sólo es realizada por los varones de distintas edades, quienes interpretan a las “viejas” y a los “viejos”. Los primeros cubren sus rostros con un paliacate, y los segundos, con una máscara de madera o de materiales sintéticos.  

     “Se transmutan en danzantes-ancestros sin rostro, por eso cubren sus caras; según los habitantes de esa comunidad, los antepasados son los mismos para todos los pobladores”, explicó el etnohistoriador.    

     La música guía a los Cuanegros en la danza, quienes llevan consigo, para todas las casas del barrio de La Ceiba, la “presencia”, los poderes curativos y la protección de los que son representados por los danzantes.    

     La grabación contiene 13 sones, como El comancheLa llegada de los Cuanegros o Los matlachines, todos interpretados por el Trío Tierra Artesana, integrado por Horacio Hernández Hernández (violín), David Alvarado Hernández (jarana huasteca) y Juan Hernández Pascual (quinta huapanguera).

    “Tenemos sones y un par de piezas más que amenizan la espera afuera de la casa de los Cuanegros, antes de que los danzantes se transformen”, detalló Lara González.

    De acuerdo con el estudioso de la danza tradicional, cada momento de este ritual dancístico y una melodía específica son las herramientas perfectas para acentuar la atmósfera y el sentido para el que se realiza.

     “Existen momentos de mayor rito-teatralidad, por ejemplo, cuando se interpreta el son La Xochipitzáhuatl, los danzantes-ancestros se preparan para traspasar el umbral y entrar al camposanto, es un momento muy emotivo”.

     El disco compacto va acompañado de un libro que documenta, entre otros temas, los antecedentes históricos de la región Huasteca, del lugar donde se celebra esta festividad (Huejutla), así como la presencia religiosa en dicho territorio.

     El volumen cuenta con apartados donde se explica gráficamente cómo se realiza la danza, la descripción kinética de las secuencias, los trazos de piso de los sones, así como la forma en que se mueven los danzantes y la disposición de espacio que tienen.

Fuente: INAH